Hay días en los que debes olvidar el mundo, dedicarte al tuyo, dejar de pensar en lo que te hace mal, ser feliz como si nada más